sábado, 4 de octubre de 2014

Jabones cosméticos caseros

JABÓN DE ROMERO Y AVENA

Es ideal para combatir las pieles grasas y con tendencia a tener acné, gracias a sus propiedades antiséptica y astringente.

Es un jabón hidratante y exfoliante. Para todo tipo de pieles. Regula la seborrea del cuero cabelludo, previene el envejecimiento celular y apariciones de estrías. Sus propiedades antioxidantes permiten combatir el envejecimiento de la piel, pues acelera su regeneración, suavizándola y nutriéndola.

El jabón de romero está indicado en el tratamiento cosmético de todo tipo de pieles que necesitan nutrición, pieles sensibles, con psoriasis, dermatitis, acné y pieles grasas.

Ingredientes:

250 ml de aceite de oliva

80 ml de agua hervida, destilada o del deshumidificador

30 g de sosa cáustica

1 cucharada sopera de salvado de avena (opcional)

Hojas de romero seco

5 gotas de aceite esencial de romero



Utensilios necesarios:

Guantes

Delantal

3 recipientes (acero, vidrio o plástico resistente)

Báscula

Jarra medidora

Cuchara

Cuchara de palo

1 molde (brick abierto por una de las paredes)



Pasos:

1. Pesa el aceite, la sosa y el agua destilada en tres recipientes por separado.

2. Echa poco a poco y con cuidado la sosa sobre el agua, removiendo suavemente con la cuchara de madera (¡muy importante!: no hacerlo al revés porque por la reacción química aumenta mucho la temperatura, y así puede salpicar y quemar la piel o la ropa; por eso también hay que protegerse bien).

3. Después de haber disuelto toda la sosa en el agua (no deben quedar posos, porque comprometerían la calidad del jabón y además podría resultar tóxico), dejar reposar unos minutos hasta que pase de tener un aspecto blanquecino a uno totalmente transparente.

4. Cortar el molde y engrasarlo con un poquito de aceite.

5. Verter el aceite sobre la lejía (mezcla de sosa disuelta en agua), y mezclar bien con la cuchara de madera durante un buen rato (ojo: siempre en el mismo sentido para que no se corte) hasta obtener la traza, que es la consistencia espesa en la que se podría “escribir” porque se quedan las marcas de los surcos que vamos haciendo.

6. Éste es el punto en el que tenemos que añadir el salvado de avena y el aceite esencial. Sigue batiendo hasta que estén bien mezclados e integrados en la mezcla.

7. Ahora, trocea las hojas de romero con las manos, coge el molde y cúbrelo con ellas. Vierte la mezcla en el molde y guárdala en un lugar libre de humedades, con ventilación y oscuro. Deberás dejar que el jabón de romero repose durante un mes para que esté listo para su uso. Si has utilizado un único molde y quieres sacar pequeños jabones de él, a los dos días corta los trozos a tu gusto (recuerda proteger tus manos) y vuélvelos a guardar hasta pasado el mes.

Consejo: cuando el jabón cuaje un poco, hazle unos pequeños agujeros al brick, para que drene el líquido sobrante. Recuerda poner debajo unos periódicos para que absorban ese líquido.

En mi caso los hice en unos moldes de silicona con forma de cup cakes y separé un poco aparte para añadirle colorante alimentario de color rosa.







ANEXO: Cómo hacer aceite de romero casero

El aceite esencial de romero presenta una multitud de beneficios para nuestra salud y bienestar general. En tratamientos de aromaterapia, es muy útil para tratar tanto dolencias físicas como desequilibrios emocionales.

Además de su increíble aroma, el aceite de romero tiene muchas propiedades que ayudan a aliviar los problemas respiratorios y dolores musculares, entre muchas otras.

Es muy beneficioso para la circulación sanguínea y la caída del cabello, por esto, y sus muchas propiedades, su uso es altamente recomendable.



Para hacer tu propio aceite de romero solo necesitarás romero y aceite de oliva.

· Para empezar deberás lavar bien el romero, dejar que se seque por completo y colocarlo entero, sin quitarle nada, en un recipiente de vidrio. Llena todo el recipiente de romero.

· Luego, añade aceite de oliva hasta que cubra todo el romero. Tapa el recipiente y déjalo macerar en un lugar oscuro, donde no llegue ningún tipo de luz. Debe reposar al menos durante un mes.

· Pasado el mes, deberás colar el aceite y ¡ya tendrás listo tu aceite de romero casero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario